monocloramina

Estabilidad y eficacia de la monocloramina como desinfectante

Uno de los grandes hitos sanitarios de los siglos XIX y XX fue la desinfección del agua de consumo humano. Ello ha conllevado la reducción e incluso desaparición de enfermedades no solo digestivas, sino también dérmicas y respiratorias.
La desinfección del agua suele tener lugar en la última fase del proceso de tratamiento, con el fin de conseguir una cantidad residual de desinfectante para controlar la existencia de patógenos en la red de distribución, y así preservar su calidad hasta el grifo del consumidor.

Carbón Activo. Producción, aplicación y reactivación

Suscribirse a RSS - monocloramina