Medidas de la materia orgánica en las aguas residuales: DQO y COT ¿rivales o amigos?

SUMARIO

La medida de la materia orgánica de las aguas residuales está sujeta habitualmente a disitntas interpretaciones al no tratarse de un parámetro claramente definido desde el punto de vista analítico. Dependiendo de la técnica empleada se pueden cuantificar más o menos cantidad de compuestos que conforman el contenido de la materia orgánica global del agua residual. En este sentido, la medida de materia orgánica se puede llevar a cabo, fundamentalmente, mediante las conocidas técnicas de la DQO, DBO5, Absorbancia-UV o incluso el COT (o COD).
En la normativa actualmente vigente para aguas residuales, la materia orgánica se refiere como DQO y DBO5 para los que se establecen límites paramétricos en aguas depuradas así como rendimientos de depuración a alcanzar en las instalaciones de depuración. Además, la medida de DQO es un parámetro histórico en la valoración de la calidad de las aguas residuales, con trazabilidad suficientemente documentada, lo que ha permitido comparar a lo largo de varias décadas la evolución de este tipo de materia orgánica en las aguas residuales de los saneamientos tanto de nuestro país como a escala internacional.
Recientemente se ha apuntado la posibilidad desde la UE de sustituir la técnica de la DQO por la menos empleada del COT (carbono orgánico total) fijando un límite paramétrico de 30 mg/L y unos rendimientos de depuración en las EDAR del 80%. Se fundamenta tal cuestión en la toxicidad derivada del uso del dicromato potásico. Por ello, se ha abordado este problema en dos ámbitos: uno la contaminación real provocada por el uso del dicromato potásico frente a otras fuentes emisivas de cromo al medio; otro, planteando el tipo de correlación existente entre DQO y COT y su potencial generalización para todas las aguas residuales, caso de implantar valores paramétricos y rendimientos comunes. Se trata de contrastar hasta qué punto los valores de COT pueden ser trasladados o incluso ser sustitutos de los actuales de DQO. Para ilustrar el tema se presentan varios ejemplos y seguimientos realizados en saneamientos distribuidos por todo el territorio nacional, encontrándose una disparidad de valores que hace replantearse la idoneidad de la posible sustitución de la actual DQO por la de COT. Además, en cuanto a la toxicidad ligada al empleo de dicromato potásico en la DQO, se trata de una fuente minoritaria de emisión de Cr al medio acuático con lo cual su aporte no es relevante.